Un cielo para Santa Isabel

La Iglesia de Santa Isabel de Lisboa se concluyó en 1755, 10 años después de que un devastador terremoto destruyese más de media ciudad. Durante esa época no había suficiente dinero para pintar la bóveda, que permaneció desnuda hasta que 250 años después, el artista Micahel Biberstein decide darle un cielo a Santa Isabel. Biberstein trabajó activamente en este proyecto hasta su desaparición. Tras la repentina muerte del artista, todas las personas involucradas en este proyecto, decidieron que la cubierta debía ser completada, siguiendo el modelo original pintado para la Iglesia.

Un equipo de Factum Arte (Jordi García Pons, Luke Caufield, Andrés Sánchez Ocaña y Graziela Salvatori) estuvo trabajando en Lisboa en la restauración de la bóveda.

Lisboa 2016

Date
Category
Video, World