Festival C.A.L.L.E Lavapies

El Festival C.A.L.L.E. de Lavapiés llena cada año de color las ya de por sí vivaces calles de este barrio con intervenciones de artistas emergentes. En su VI edición, la cita ha vuelto a contar con el apoyo de Cervezas Alhambra, que ha invitado al joven artista urbano Misterpiro a hacer suya una de las paredes de la calle Argumosa. El resultado lleva por nombre Movimiento estático y es una oda al color que no solo se observa, también se siente.

Durante cinco días, Misterpiro ha trasladado su estudio a la calle Argumosa de Madrid. Allí ha desplegado sus artilugios y su arte para dar forma a Movimiento estático, una obra que cuenta su propia historia, pero, para conocerla, hay que acercarse a ella.

“Busco que la gente, a primera vista, no sepa lo que se va a encontrar en la pared, pero que se detenga. Es un paisaje visual con contenido y color que, aunque no tenga nada figurativo, invita a reflexionar y a pensar en el proceso creativo, cómo está hecha la obra, cómo se va de la acuarela al mural”, apunta Misterpiro sobre lo que quiere transmitir al público con esta propuesta.

Su obra habla de un viaje creativo en el que nada está escrito, en el que la improvisación es capital. “Para pintar, necesito una pared en blanco para que los colores tengan todo el brillo posible. Después, con colores primarios, voy aplicando muchas capas con mucha agua; espero a que se seque, todo muy despacio, para después, intuitivamente, ir aplicando el siguiente color encima. Muchas veces no sabes qué color va a salir hasta que no apliques esa capa. Es algo muy al azar, pero, a la vez, muy reflexivo. No hay un sistema”, dice Misterpiro sobre su proceso de creación.

Parar más, Sentir más es una filosofía que Misterpiro también ha llevado a su modo de trabajo. Porque significa, también, detenernos para escucharnos a nosotros mismos, reflexionar, apagar nuestros sentidos para ser conscientes de lo que queremos descubrir, de lo que queremos sentir al contemplar Movimiento estático.

Con ese modo de trabajo, quizá de manera intuitiva, quizá de manera reflexiva, Misterpiro hace suya, también la filosofía de crear/sin/prisa, la plataforma de Cervezas Alhambra para apoyar al arte emergente.

La obra de Misterpiro para el VI Festival C.A.L.L.E., ya concluida, es una nebulosa de color que nos insta a contemplarla como si de un hipnótico péndulo se tratase. No presenta formas concretas, pero nos atrae, nos transmite, nos intriga. Conseguir esa sensación era el objetivo fina del artista: “Que te preguntes qué es eso, te pares a entenderlo, te acerques a la pared a ver las texturas. Eso es lo que quiero”.

Sugerente, con una clara referencia a la pintura con acuarela, abstracta y dinámica, con esas gotas detenidas que parecen comenzar a moverse en cualquier momento. Movimiento estático es una obra que condensa la filosofía de trabajo de Misterpiro.

Sumergido en el universo de los murales y la pintura con delicadas capas, Misterpiro se siente un artesano de los pinceles: “Me siento muy a gusto en lo artesanal, en mancharme las manos, en hacer el boceto a mano, sintiendo la pintura en la piel y el agua cayendo. He intentado llevar mi obra al entorno digital con tabletas, pero no tiene nada que ver”.

Porque aquello que palpamos nos transmite más; porque no hay como desviar la vista hacia la obra de Misterpiro en el Festival C.A.L.L.E. para adentrase en su nebulosa, en el modo en que ha trasladado el concepto de Parar más, Sentir más a su propio universo. En la forma en la que ha llenado de color y vida la pared de la calle Argumosa, convertida en su lienzo.

 

 

Madrid. 2019

Fotos por Arturo De Lucas
Texto por Eva García

Date
Category
World
Tags
Bee, Misterpiro, Plasencia, Skulls